Determinación del alquiler

Determinación del alquiler

Alquiler solicitado

Como arrendador con el Programa de Vales para la Libre Selección de Vivienda, el monto del alquiler que recibirá por su unidad depende de muchos factores diferentes. Los arrendadores pueden solicitar cualquier monto de alquiler que quieran para su unidad; sin embargo, como participante del HCV, es responsabilidad de la agencia asegurarse de que el monto solicitado sea razonable para la unidad y asequible para los participantes que soliciten vivir en su unidad.


La autoridad de vivienda no podrá aprobar el monto del alquiler solicitado debido a cualquiera de varios criterios diferentes. En el caso de que el alquiler solicitado no sea aprobado por la agencia, presentará al arrendador una oferta de alquiler que represente el monto máximo que se puede aprobar. El arrendador tendrá la oportunidad de aceptar o rechazar la oferta de alquiler; sin embargo, la agencia no lo negociará.


Los criterios de asequibilidad para la fijación de precios de alquiler están regulados por el HUD y la propia agencia no está en condiciones de introducir cambios en estas directrices. Por lo tanto, la oferta que hace la autoridad de vivienda es definitiva. Si se rechaza la oferta, el caso se cierra y el inquilino debe encontrar otra unidad en la cual solicitar.


Si acepta la oferta, el caso avanza.

Razonabilidad del alquiler

Como se mencionó, la PHA debe asegurarse de que el alquiler cobrado por el arrendador sea razonable para la unidad. Esto se llama Razonabilidad de la Renta.

Garantizar que los precios de alquiler sean razonables para el participante es muy importante. Si una PHA aprueba alquileres demasiado altos, los fondos del programa están mal dirigidos. Si los alquileres aprobados son demasiado bajos, el arrendador no tiene un incentivo para participar en el programa, o solo participa con sus unidades de menor costo y menor calidad. Además, los participantes pueden verse restringidos indebidamente a ciertas jurisdicciones en las que puedan residir.

Su autoridad de vivienda usará muchos factores diferentes para determinar qué monto de alquiler es razonable para la unidad que el inquilino ha elegido, incluyendo:

  • Ubicación: ¿Es este un vecindario donde los precios de alquiler pueden ser más altos o bajos de lo habitual? ¿Se puede acceder fácilmente y de forma inmediata a escuelas, tiendas, instalaciones médicas, etc. en transporte público?
  • Calidad general de la unidad: La medida en que la unidad cumple o supera las normas de calidad de la vivienda.
  • Tamaño de la unidad: Incluyendo el número de dormitorios, baños y pies cuadrados de espacio habitable.
  • Tipo de unidad: ¿Es este un apartamento con jardín, un edificio con ascensor, una casa adosada, una propiedad independiente unifamiliar?
  • Edad de la propiedad: ¿La propiedad es vieja o nueva o ha sido objeto de una restauración significativa?
  • Servicios: Qué comodidades se incluyen, tales como aire acondicionado central, alfombras, lavaplatos, conexiones de lavadora/secadora, triturador de basura, patios de recreo, depósito, estacionamiento, etc.
  • Utilidades: ¿Hay algún servicio público incluido en la cantidad del alquiler?
  • Unidades comparables: ¿Cuánto cuestan las unidades similares dentro de un perímetro determinado?

El alquiler razonable, en combinación con los ingresos del inquilino, y algunos otros factores, determinará la cantidad del pago de asistencia a la vivienda que recibirán los arrendadores.

Estándar de pago

El estándar de pago es solo uno de los factores que se tienen en cuenta al determinar el monto de asistencia mensual que los arrendadores recibirán en nombre del inquilino. El estándar de pago se define como el importe máximo de la subvención que una Autoridad de Vivienda Pública puede pagar en nombre de un inquilino. Estos cálculos se basan en los Alquileres de Mercado Justo (FMR) establecidos por el HUD correspondientes a la zona.

Piense en esto como un límite en la asistencia.

El estándar de pago del inquilino es determinado por el menor tamaño del vale o el tamaño de la unidad. El nivel de asistencia que puede recibir un hogar participante según su composición del hogar determina el tamaño del vale, que se comunica por el número de habitaciones que necesitará un hogar. El tamaño del vale también determina el estándar de pago que utilizará la autoridad de vivienda para calcular la oferta de alquiler. El tamaño de la unidad se refiere a cuántas habitaciones tiene una unidad existente.

Los participantes pueden seleccionar una unidad que tenga un tamaño diferente al tamaño de su vale; sin embargo, aquí es donde se utilizará el más bajo de los 2 estándares de pago. Por ejemplo, si el inquilino recibe un vale de 2 dormitorios, la autoridad de vivienda ha determinado que el hogar necesita una unidad de 2 dormitorios para satisfacer sus necesidades. Los participantes pueden seleccionar una unidad que tenga un tamaño diferente al tamaño de su vale; sin embargo, aquí es donde se utilizará el más bajo de los 2 estándares de pago. Por lo tanto, si los inquilinos eligen una unidad de 1 dormitorio, la autoridad de vivienda utilizará el tamaño de la unidad de 1 dormitorio para determinar el estándar de pago de su oferta de alquiler porque es el más bajo de los dos. Si eligieran una unidad de 3 dormitorios, la autoridad de vivienda utilizaría el tamaño del vale de 2 dormitorios para determinar el estándar de pago.

Asequibilidad

Aunque que un inquilino puede seleccionar una unidad con una cantidad de alquiler que exceda el estándar de pago de la agencia, la agencia no aprobará una unidad para la cual el precio de alquiler del inquilino pagado al arrendador, más el subsidio de servicios públicos, supere el 40 por ciento de sus ingresos ajustados mensuales.

Esta “cantidad inicial máxima de alquiler” se aplica cada vez que un inquilino se muda a una nueva unidad o firma un contrato de arrendamiento por primera vez en una unidad asistida. Esta regla no se aplica a los cambios en la parte de pago requerido por inquilino después de mudarse. Por ejemplo, si el arrendador solicita un aumento de alquiler, esto no se aplica.

Pago de asistencia a la vivienda (HAP)

El pago de asistencia a la vivienda (o HAP), es la cantidad final que reciben los arrendadores como pago por parte de la agencia menos la parte que debe pagar el inquilino.