Inspecciones y resultados

Inspecciones y resultados

Durante la participación en el programa, las unidades de alquiler y los inquilinos participarán en diferentes tipos de inspecciones, tales como:

  • Inspección inicial o de mudanza
  • Inspecciones anuales o bienales
  • Inspecciones de denuncias
  • Inspecciones de emergencia
  • Inspecciones de control de calidad

En todas las circunstancias, se requiere que los propietarios sean notificados de los resultados de la inspección. Si la inspección falla, se notificará a los propietarios de los puntos específicos que fallaron y se les dará un plazo para realizar reparaciones y programar la reinspección.

Como condición para su participación en el programa, los inquilinos deben permitirles la entrada a la unidad a los inspectores para que realicen inspecciones y a los propietarios o técnicos de reparación para que realicen las reparaciones necesarias. Si a los propietarios o al personal de reparación se les niega la entrada, después de que se haya dado el aviso apropiado, esto podría resultar en que la terminación del Programa de Vales para la Selección de Viviendas para el inquilino.

Si no se realizan las reparaciones necesarias o no se planifica una reinspección dentro del plazo requerido, esto podría resultar en la reducción de los pagos de asistencia a la vivienda para esa unidad o posiblemente en la descalificación del propietario como proveedor del programa.

Inspección inicial o de mudanza

Se requiere una inspección inicial antes de que se autorice a los inquilinos a mudarse a la unidad de alquiler que hayan elegido.

El objetivo de la inspección inicial es verificar que la unidad cumpla con las normas de calidad de la vivienda establecidas por el HUD y el Plan Administrativo de la autoridad de vivienda. Si la unidad pasa la inspección, los inquilinos recibirán una autorización oficial para mudarse. Si la unidad no pasa la inspección inicial, los propietarios deberán hacer las reparaciones necesarias en la unidad y programar otra inspección antes de que el inquilino pueda ocupar la unidad. Los propietarios están obligados a estar presentes en esta inspección inicial para permitir la entrada a la unidad.

Inspecciones anuales o bienales

Las inspecciones anuales o bienales son inspecciones requeridas por su PHA, ya sea anualmente o cada dos años. Esto es simplemente una inspección para determinar que su unidad sigue cumpliendo con los estándares de calidad de la vivienda. Los propietarios no están obligados a estar presentes en esta inspección; sin embargo, alguien del hogar del inquilino, mayor de 18 años, debe estar presente para permitir que el inspector entre en la unidad.

Inspección inicial o de mudanza

Se requiere una inspección inicial antes de que se autorice a los inquilinos a mudarse a la unidad de alquiler que hayan elegido.

El objetivo de la inspección inicial es verificar que la unidad cumpla con las normas de calidad de la vivienda establecidas por el HUD y el Plan Administrativo de la autoridad de vivienda. Si la unidad pasa la inspección, los inquilinos recibirán una autorización oficial para mudarse. Si la unidad no pasa la inspección inicial, los propietarios deberán hacer las reparaciones necesarias en la unidad y programar otra inspección antes de que el inquilino pueda ocupar la unidad. Los propietarios están obligados a estar presentes en esta inspección inicial para permitir la entrada a la unidad.

Inspecciones anuales o bienales

Las inspecciones anuales o bienales son inspecciones requeridas por su PHA, ya sea anualmente o cada dos años. Esto es simplemente una inspección para determinar que su unidad sigue cumpliendo con los estándares de calidad de la vivienda. Los propietarios no están obligados a estar presentes en esta inspección; sin embargo, alguien del hogar del inquilino, mayor de 18 años, debe estar presente para permitir que el inspector entre en la unidad.

Inspecciones de denuncias

Las inspecciones de quejas son inspecciones solicitadas por el propietario o por el inquilino, para cualquier problema que pueda surgir durante el alquiler, que quedan fuera del cronograma regular de inspección.

Este tipo de inspección puede ser solicitada por el inquilino si ha comunicado que es necesario hacer reparaciones en la unidad y los propietarios no las han completado. puede ser solicitada por los propietarios si hay daños en la unidad y los inquilinos no le permiten entrar para hacer reparaciones. En cada caso, la solicitud de inspección se hace directamente ante la agencia de vivienda.

El propietario o alguien del hogar mayor de 18 años debe estar presente para permitir la entrada del inspector para esta inspección. Si el propietario está facilitando la entrada a la unidad, es importante seguir todos los requisitos legales para proporcionarles a los inquilinos el aviso apropiado antes de entrar en la unidad.

Inspecciones de emergencia

Las inspecciones de emergencia son inspecciones solicitadas por el inquilino por cualquier daño que se considere una emergencia potencialmente mortal que no haya sido atendidas por los propietarios, tales como:

  • Falta de seguridad para la unidad
  • Techo dañado por agua en peligro inminente de caída
  • Fugas importantes de plomería o inundaciones
  • Fugas de gas natural o gases
  • Problemas eléctricos que podrían provocar un cortocircuito o incendio
  • Falta de calefacción cuando la temperatura exterior es inferior a 50 grados Fahrenheit (10 °C) y la temperatura dentro de la unidad es inferior a 60 grados Fahrenheit (15,5 °C)
  • Servicios públicos que no funcionan
  • Vidrio roto que podría resultar en lesiones a alguien en la unidad
  • Obstáculos que impiden que el inquilino pueda entrar o salir de la unidad
  • Falta de un inodoro funcional

Estas reparaciones deben realizarse dentro de las 24 horas siguientes a la notificación del inspector. Usted no está obligado a estar presente en esta inspección; sin embargo, alguien del hogar mayor de 18 años debe estar presente para permitir que el inspector entre en la unidad.

Inspecciones de control de calidad

Las inspecciones de control de calidad son inspecciones realizadas por un supervisor de inspección para garantizar que las inspecciones se lleven a cabo correctamente y con precisión. Estas pueden ocurrir en cualquier momento. Los propietarios no están obligados a estar presentes para estas inspecciones; sin embargo, alguien del hogar mayor de 18 años debe estar presente para permitir la entrada del inspector para esta inspección.