Reducción

El proceso de reducción es el cese de un pago de asistencia a la vivienda. Cuando se hace una reducción a una unidad, la Autoridad de Vivienda dejará de hacer pagos al arrendador por la unidad con asistencia. Si una unidad está bajo reducción, el arrendador NO PUEDE exigir al inquilino pagar su parte del alquiler a la Autoridad de Vivienda. Las razones comunes para hacer una reducción incluyen:

  • Una segunda inspección fallida
  • Incumplimiento de las reparaciones necesarias
  • Imposibilidad de programar las inspecciones dentro del plazo requerido
  • Incumplimiento de las Normas de Calidad de la Vivienda (Housing Quality Standards, HQS) y la política del programa en relación con las inspecciones de las HQS

Se enviará un Aviso de reducción al arrendador, y la reducción entrará en vigor a partir del día siguiente desde la segunda inspección fallida. Se puede enviar un aviso solicitando a la familia que se mude a una nueva unidad, según la naturaleza de las reparaciones necesarias. El aviso de reducción indicará que el inquilino no es responsable de la parte de la agencia del alquiler que se ha reducido. No se harán pagos retroactivos al arrendador durante el período de tiempo en que se redujo el alquiler.

Si el arrendador realiza reparaciones durante el período de reducción, el pago se reanudará el día en que la unidad apruebe la inspección.

La agencia informará a los arrendadores de su responsabilidad de solicitar una nueva inspección una vez que se hagan las reparaciones correspondientes. A continuación, el hogar será notificado sobre la fecha de reinspección y podrá informar al arrendador.